Centro de atención

¿Hablamos?

 

Piedra de luna

NOMBRE

Se la conoce también como Selenita o Adularia, la Piedra de Luna debe su nombre a su semejanza con la luna. El término Selenita deriva del griego “Selene”, que significa luna y que en la mitología griega es además el nombre de la diosa luna. Adularia es el nombre de una variedad de Piedra de Luna originaria de los Alpes Europeos, y de ese nombre deriva la denominación que se le da al efecto óptico que muestra la Piedra de Luna, llamado “adularescencia”. En la lengua hindi la Piedra de Luna es llamada “chandrakant”, o sea, “el favorito de la luna” y deriva del sanscrito “chandra” (luna) y “kanta” (favorito)

MITOLOGÍA SOBRE LA PIEDRA DE LUNA

Muchas son las tradiciones y leyendas que tienen como protagonista esta maravillosa gema, a partir de la India antigua, donde se creía que la diosa hindú de cuatro brazos tenía una Piedra de Luna sobre la frente, como representación de la Luna misma. Por superstición y pos sus particulares colores se suponían que quien la poseía obtendría la benéfica influencia divina. También en Occidente la Piedra de Luna ha sido muy amada y preciada: los antiguos creían que estaba compuesta de pequeños elementos de la luna y que su luz interna sería la luz de una divinidad positiva, presente en la gema. En la antigua Roma se pensaba que según las diversas fases lunares la Piedra de Luna cambiase su aspecto y que en un cierto momento era posible vislumbrar la imagen de la diosa Diana en su interior. Una leyenda medieval afirma que quien se hubiera dormido luego de haber visto una Piedra de Luna habría gozado las facultades de un adivino. Desde siempre mirada como gema femenina y de “diosa”, por lo tanto no sorprende que en la mitología el arte de adivinar era tradicionalmente tomado por un arte femenino por excelencia.

Junto a estas tradiciones, la Piedra de Luna ha sido asociada a la emoción más poderosa y positiva: el amor. Como símbolo del “tercer ojo” la Piedra de Luna estaría en grado de equilibrar el ying y el Yang, proteger de la epilepsia y aseguraría una buena cosecha. Para la cristaloterapía es una gema que ayudaría a los hombres a acercarse a su parte femenina

COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LA PIEDRA DE LUNA

La Piedra de Luna es un silicato de potasio perteneciente a la familia del feldespato, nombre que deriva del alemán “feldspat” y que significa “piedra de campo” por su capacidad de enriquecer el suelo de sustancias fertilizantes para la vegetación. El feldespato es una familia de minerales particularmente conocida por sus gemas, las cuales presentan bellísimos fenómenos ópticos con la adularescencia, la aventurescencia o la labradorescencia. Sus dos subgrupos son el plagioclasa y el potasio. El primer grupo está caracterizado por el porcentaje de calcio y de sodio y comprende la mayor parte de las gemas. La Piedras Preciosas que pertenecen al grupo de potasio tienen en común la composición química, pero señalan una estructura cristalina diferente. Es importante recordar que muchas gemas de feldespato son similares, a veces incluso confundidas por los gemólogos por su parecida composición química. La Piedra de Luna, por ejemplo, está estrechamente ligada a la Labradorita y a la Piedra de Sol.

EXTRACCIÓN DE LA PIEDRA DE LUNA

Los yacimientos de Piedra de Luna son pocos y aislados. Se encuentran en brasil, Birmania, los Alpes europeos, India, Madagascar Sri Lanka, Tanzania y USA, lo cual la convierte en una gema rara. Sri Lanka es célebre por ser el principal productor de Piedra de Luna de calidad superior, casi transparente y con un fuerte brillo azul. La mayor parte de la Piedra de Luna extraída en Sri Lanka proviene de la famosa mina de Meetiyagoda al sur de la isla, pero se la extrae además en Dumbara, Tissamaharama e Imbulpe. Si bien Meetiyagoda ha estado activa durante más de 50 años, los yacimientos aún activos son escasos. Por lo tanto no obstante que esta gema pertenezca al grupo mineral más abundante de la tierra, en realidad es muy rara en calidad de Piedra Preciosas.

La Piedra de Luna que se encuentra en Tanzania es una variedad relativamente nueva, se la extrae en la región de Arusha, localidad de donde también se extrae la Tanzanita.

HISTORIA DE LA PIEDRA DE LUNA

En la Roma ancestral se solía pensar que esta clase de piedra nacía de la densidad de los rayos lunares sobre el planeta, absorbiendo su energía de las fases más agudas, como sucede durante la luna llena y perdiéndola a medida que va mitigándose el ciclo lunar.

Los esposos que quieren y necesitan de forma intensa tener hijos y no han contado con mucho éxito, dedicaban todos sus deseos a pedir a esta clase de piedra, en su fase de luna llena, para que la misma consiguiera el don propio de la fertilidad.

Muchos santuarios y altares que se encuentran dentro del bosque han sido conseguidos con dichas piedras en sitios consagrados sobre todo a las deidades que eran conocidas como femeninas de la luna.

Por lo general se suele vincular este mineral hasta con los cazadores ya que se creía en el momento que la misma se encargaba de cuidarlos durante las noches, además de ayudar a que siempre fueran  sanos de nuevo a su casa, claro está si se empleaba en las épocas que eran correctas.

CARACTERÍSTICAS DE LA PIEDRA DE LUNA

La Piedra de Luna se presenta en una gran variedad de colores, ente ellos el marrón, el incoloro, el verde, el gris, el rosa, el arco iris, el blanco y el amarillo. Tiene un brillo que va del plateado al azul, varía de semi translúcida a translúcida y despliega muy a menudo una elevada luminosidad. Los ejemplares más codiciados de Piedra de Luna se caracterizan por su brillo azul intenso que resbala sobre la superficie de la gema cuando varía el ángulo de observación, una pureza elevada y un fondo incoloro. En líneas generales, más intenso es el brillo azul y más grande su transparencia, más alto es el valor – y el precio – de la Piedra de Luna.

VARIEDAD DE LA PIEDRA DE LUNA

La Piedra de Luna Arco Iris presenta una maravillosa adularescencia de un azul intenso. Es una variedad de feldespato con igual composición que la Labradorita. Se extrae principalmente en Sri Lanka y su característica reside en la excepcional claridad de sus cristales.

La Labradorita debe su nombre a la península del Labrador, en Canadá, donde fue descubierta por primera vez. Se trata de un feldespato plagioclasa que también se extrae en China, India y Madagascar. Se encuentra además en ejemplares trasparentes, (normalmente rojos, anaranjados, amarillos o incoloros) y con una adularescencia espectacular, en este caso denominada “labradorescencia”.

La Piedra del Sol es un feldespato plagioclasa típicamente amarillo, rosa, anaranjado, rojo o incoloro. Su atributo más importante es la aventurescencia, o sea el bello efecto de “luz de sol” producido por minúsculas inclusiones metálicas. Se la extrae principalmente en India, Madagascar y USA. La Piedra del Sol era codiciada en un tiempo lejano por su presunto poder de guiar en el viaje de la vida a quien la llevaba consigo.

CUIDADO DE LA PIEDRA DE LUNA

La Piedra de Luna, al igual que la Piedra de Luna Arco Iris, la Piedra del Sol y la Labradorita pueden ser expuestas a limpieza a vapor pero no a limpieza de ultrasonidos.

Envío gratis

Envios a todo el mundo

Garantia de devolución

Tiene 14 días para devolver los articulos

Garantia Internacional

Nuestros productos tienen una garantia de 2 años.

Pagos seguros 100%

MasterCard / Visa / Bizum